top of page

Moda sostenible y slow en América Latina


Traductor: Deniz Saygı



La "industria de la moda rápida", que es el segundo sector que más contamina nuestro mundo, tiene una tasa grande y creciente en el uso de productos químicos que dañan la salud y contaminan la naturaleza. Además, este sector también tiene un consumo de agua devastador. La industria globalizada de la moda siempre ha insistido en que no hay que tener en cuenta la facilidad para acceder a productos "baratos", los derechos de autor y los procesos de diseño, etc. Por desgracia, en general se ignora qué y a quién se "sacrifica" para producir nuestra ropa.


Todos los elementos que componen la industria de la moda actual "contribuyen" con miles de millones de dólares al PIB mundial. El valor de mercado de la industria de la moda latinoamericana asciende a 160.000 millones de dólares y abarca casi el 10% del mercado mundial de la industria de la moda. En este sentido, Brasil y México son los principales mercados de la moda entre los países latinoamericanos. Colombia y Perú son los dos países latinoamericanos que representan las mayores tasas de crecimiento de la industria.


Por otro lado, América Latina se enfrenta a varios problemas en este sector. La falta de integración de las cadenas de valor regionales y el hecho de que las grandes marcas que producen debido a las prácticas de la industria de la moda rápida causan deforestación, especialmente en lo que respecta a la selva amazónica, son sólo algunos de estos problemas. Podemos decir que tanto los consumidores como los productores deberían elegir productos con ingredientes locales y naturales para superar estos problemas. Además, debe considerarse el valor de las identidades y la cultura locales con una perspectiva interseccional e inclusiva. Por lo tanto, deben desarrollarse modelos de producción y consumo sostenibles.


En comparación con otros países, los latinoamericanos tienen un gran potencial en los pasos que se den en el camino hacia la moda sostenible: El textil tradicional latinoamericano contiene materias primas 100% naturales de alta calidad (como las fibras de camélidos). Por ello, cuenta con materiales sostenibles y biodegradables que pueden adaptarse a la alta tecnología. Además, lleva huellas de características naturales y elementos culturales únicos de América Latina. Estos elementos son una de las piedras angulares de la actual economía local latinoamericana.


Históricamente, las naciones latinoamericanas han tenido una rica tradición en la fabricación y el tejido de textiles. La industria y el mercado de la moda latinoamericanos dibujan un gráfico más sustancial frente a los efectos devastadores de la industria de la moda rápida. La mayor razón de esta situación sigue residiendo en la dinámica de producción tradicional, el compromiso de los grupos locales y los pueblos indígenas con una producción respetuosa con el medio ambiente y la existencia de cooperativas textiles. Por supuesto, aún queda mucho por hacer. Sin embargo, es esencial no perder de vista el punto crítico: Cuando se compra un producto de moda latinoamericano que se produce de forma tradicional sin contaminar la naturaleza, se apoya a las pequeñas empresas y a las empresas propiedad de mujeres (en general) oponiéndose a la naturaleza contaminante y explotadora de la mano de obra de la moda rápida.


Muchas marcas de moda de América Latina están certificadas por Comercio Justo (que garantiza que no se explota a ningún trabajador), GOTS (que regula el procedimiento de cultivo y procesamiento del algodón orgánico) o Certified Wildlife Friendly Fibers. Puede decirse que el acceso a estas certificaciones ha empezado a generalizarse entre los productores locales. Los fabricantes locales latinoamericanos intentan continuar con las técnicas de fabricación de tejidos, teñido natural, tejido y trenzado de sus antepasados con presupuestos reducidos y haciendo uso de las tradiciones transmitidas durante generaciones. Al apoyar a estos fabricantes, obtienes productos de moda lenta únicos y de increíble calidad que durarán tanto como los uses. También tienes la oportunidad de vivir de cerca la cultura transmitida durante miles de años. Y, por supuesto, ayudas a estos productores a encontrar financiación comprando sus productos en procesos sostenibles de certificación y normalización.


¿Qué son los materiales textiles latinoamericanos sostenibles?


Los materiales textiles latinoamericanos sostenibles, que incluyen algodón pima de la más alta calidad, merino y el tejido más caro del mundo, la vicuña, son utilizados en la producción por casi todos los pueblos indígenas y la población local. Al mismo tiempo, muchas marcas de moda latinoamericana ecológica que se producen en serie también prefieren estos materiales textiles ecológicos, biodegradables y sostenibles.


Único en Colombia, el "fique" se utiliza tradicionalmente para fabricar cuerdas y bolsos. Estos productos están adornados con prácticas de moda lenta y son totalmente artesanales, en función de tradiciones y culturas ancestrales.


"Chusquea quila" es una especie botánica que crece en la Selva Valdiviana en Chile y pertenece a la subfamilia de los bambúes. Dado que la Selva Valdiviana también se extiende hasta Argentina, esta planta también se encuentra en las regiones forestales fronterizas de Argentina. Se utiliza principalmente con fines medicinales. Debido a su sólida estructura, la "Chusquea quila" también se utiliza en la construcción y la fabricación textil.


Además de todo esto, la lana de alpaca, muy apreciada en la industria de la moda latinoamericana, está permitida si se cumplen las condiciones del Responsible Alpaca Standard (RAS). Gracias a esta normativa, también se garantiza el bienestar de la alpaca. Además, las ovejas criadas en libertad en la Patagonia y los Andes también forman parte de estos materiales. Por último, cabe añadir: la primera lana certificada como segura para la vida salvaje procede de Sudamérica.


Técnicas de teñido basadas en plantas


Por supuesto, los productos químicos que envenenan la naturaleza no se utilizan en la moda lenta de América Latina, que produce de forma tradicional; la coloración de los tejidos se realiza mediante pigmentos naturales. Esta técnica de producción se ha transmitido de generación en generación durante miles de años y ha sobrevivido hasta nuestros días.


Para teñir los tejidos se prefieren los pigmentos naturales obtenidos de plantas, como la tara, la cúrcuma, la col, la remolacha o el anchancaray (como ocurre a menudo en Perú). Estas técnicas suelen ser veganas. Sin embargo, en la producción de colorantes naturales también se utilizan insectos como la cochinilla. No obstante, las pequeñas empresas tradicionales y las marcas de moda latinoamericana ecológica de producción masiva siguen conservando y utilizando estas técnicas. De este modo, no se utilizan sustancias químicas sintéticas que amenazan la salud de todos los seres vivos y aumenta la conciencia de protección del medio ambiente gracias a la postura ecológica mostrada.


Para los pueblos indígenas es fundamental no contaminar la madre naturaleza porque no debería haber contaminación ambiental para que estos pueblos ancestrales que viven en armonía con la naturaleza puedan continuar con sus vidas. Sin embargo, en la dinámica actual, las comunidades indígenas, que tienen que hacer frente a muchas catástrofes medioambientales, especialmente la crisis climática, también se enfrentan a dificultades para producir lentamente y con valores éticos en muchos campos, especialmente el textil y la alimentación. Algunas acumulaciones culturales y técnicas están a punto de caer en el olvido. Por lo tanto, una naturaleza "limpia" también significa una naturaleza "fértil".


No hay que olvidar que una forma importante que tienen las marcas de moda rápida de mantener sus precios "bajos" es la "producción de stock" en grandes cantidades. Como consecuencia de esta producción de stock, la ampliación de la escala de producción representa un proceso estereotipado y mecanizado, a diferencia de un proceso artesanal realizado por un sastre experto, y provoca la desaparición de la producción local. La desaparición de esta producción local en América Latina significa el desempleo de una gran parte de la población y la muerte de la producción y la cultura tradicionales. El "exceso de producción" provoca también un "exceso de consumo" al que están expuestos los recursos naturales de nuestro planeta. Desde este punto de vista, se puede decir que, tal como se experimenta en las técnicas de producción tradicionales y lentas de América Latina, es esencial para la continuación de la humanidad recurrir a técnicas más menores, mínimas y que realmente necesitamos.


En resumen, ¿cómo se adhieren estos productores latinoamericanos a los valores de sostenibilidad y slow fashion?


  • Para "volver" a los orígenes del desarrollo local e indígena y abrazar los elementos culturales de la moda tradicional.

  • Proporcionar los presupuestos necesarios para la producción local, preparar programas para fomentar la producción tradicional y lenta, acelerar y estandarizar los procesos de certificación de prácticas sostenibles y regular los programas de formación.

  • Crear una cadena de suministro sostenible para garantizar la apertura de los productos locales y nacionales al mercado internacional.

  • Desarrollar plataformas tecnológicas para el uso de textiles sostenibles no quedándose atrás respecto a las tendencias del siglo XXI (la juventud andina tiene un importante potencial en este punto).


Reflexiones finales


Es crucial ampliar nuestra comprensión "inclusiva" a la hora de evaluar la ropa producida de forma ética y sostenible. La moda sostenible incluye en sus precios un entorno laboral justo, lugares de trabajo seguros, productores locales y mano de obra artesanal, materiales orgánicos y naturales. Por lo tanto, a diferencia de quienes producen en el ámbito de la moda rápida, la moda sostenible presta atención a la dignidad, la seguridad, la remuneración de sus esfuerzos, la calidad y la producción cualificada, la máxima calidad que se puede obtener de una prenda y que ésta se pueda utilizar durante mucho tiempo.


Cuando decidimos integrarnos en un estilo de vida sostenible, es fundamental comprender primero el coste "real" de nuestros productos. Podemos decir que el primer vistazo a una etiqueta de precio coloca a muchas personas en una posición que a menudo les confunde y les lleva a un enfoque sesgado del valor de la moda sostenible. El consenso actual es que comprar un nuevo atuendo es más un privilegio que una necesidad, independientemente de la frecuencia con que lo hagamos o del dinero que gastemos en ello. Sin embargo, no hay que olvidar que tener este privilegio en el mundo de la moda requiere pensar primero en uno mismo. Y sin duda, la era del consumo en la que vivimos también provoca y sigue provocando grandes desastres medioambientales, ya que trae consigo un rápido acceso a los productos. Por eso, hacer que las alternativas sostenibles formen parte de nuestras vidas es más importante que nunca.


El enfoque tradicional y sostenible de la moda en los países latinoamericanos influye en las marcas e iniciativas que siguen siendo respetuosas con el medio ambiente aunque se produzcan en masa. Esto significa que las grandes marcas de todo el mundo también pueden experimentar estas prácticas de producción de moda únicas en América Latina. En este sentido, no se contaminarán los recursos hídricos, no se pondrá en peligro la salud de todo ser vivo, se creará empleo fomentando la producción local, no se asimilarán culturas en situación de vulnerabilidad y se apreciará el valor del trabajo. Si aunque sólo fuera una de las técnicas de moda sostenible y lenta de América Latina fuera aplicada por casi todos los países del mundo, nos esperaría un futuro mucho mejor.


Y por último, no lo olvidemos antes de que sea demasiado tarde:




bottom of page